Inicio > Blog de Podoactiva > Patologias y Tratamientos > Verrugas en los pies. Qué son y cómo tratarlas

Verrugas en los pies. Qué son y cómo tratarlas

Las verrugas plantares son una patología bastante común en las consultas de podología. En ocasiones, el paciente acude a una sesión de quiropodía y se le diagnostica en la misma; otras se detecta la lesión por el dolor que les causa; y, a veces, también acuden pacientes, aunque es menos frecuente, pensando que tienen un heloma el cual termina siendo una verruga plantar.

 

 

 

 

¿QUÉ ES UNA VERRUGA PLANTAR?

 

Se trata de una infección vírica, causada por el virus del papiloma humano, que se aloja en las dos primeras capas de la piel (epidermis y dermis), pero nunca llega a capas más profundas. El nombre de papiloma se asigna a las infecciones víricas causadas por esta cepa, pero en mucosas: boca, genitales… por lo que en el ámbito podológico el nombre que debemos usar es verruga plantar.

 

Su apariencia es parecida a una coliflor (existiendo diferentes tamaños, debido a la extensión de la lesión y la antigüedad de la misma) en la cual aparecen normalmente puntos negros (vascularización del virus) que al deslaminar produce un sangrado. Tiene una latencia de hasta 8 meses.

 

El signo patognomónico de las verrugas plantares es la pérdida de la discontinuidad de los dermatoglifos (líneas en la piel) y se produce dolor al pellizcar en vez de a la presión. No obstante, cuando la verruga plantar está recubierta por una capa de queratina, puede molestar al presionar la zona.

 

Cabe destacar el diagnóstico diferencial entre acantosis y verruga plantar, siendo la primera una fibrosis (tejido cicatricial) de una verruga plantar inactiva.

 


 

 

TRATAMIENTOS PARA LA VERRUGA PLANTAR

 

Se han descrito numerosas formas de tratamiento pero, en general, todas tienen el mismo objetivo: ahondar hasta resecar por completo la lesión. A continuación, os exponemos cuatro de ellos:

 

1. Quirúrgicamente: no es el tratamiento que se suele escoger, pero es una posibilidad cuando los otros tratamientos conservadores han fallado.

 

2. Quemaduras químicas: mediante ácidos (nítrico, salicílico, láctico…) en diferentes concentraciones y dejando el producto un tiempo estipulado y realizando las curas necesarias después de la aplicación.

 

3. Quemadura térmica: mediante láser, con diferentes longitudes de onda y realizando las curas pertinentes. En este enlace podéis leer mucho más sobre el láser como tratamiento podólogico utilizando una metodología alternativa para solucionar este tipo de patologías.

 

4. Vesicantes como la cantaridina o citostáticicos como la bleomicina. Suelen ser los más efectivos pero los más agresivos y se necesitan curas más estrictas puesto que se provoca una pequeña úlcera.

 

 

La elección del tratamiento dependerá del criterio del profesional, siendo este ajustado a la extensión de la verruga, la salud basal del paciente, la colaboración del mismo y la edad. Se recomiendan revisiones periódicas con profesionales en podología, dada la latencia del propio virus (hasta 6-8 meses de latencia).

 

Las pautas que se aconsejan para hacer en casa son muy importantes, ya que se reduce el riesgo de infección o se incrementa la efectividad del tratamiento.

 

 En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana AQUÍ o contáctanos en el 974 231 280 o a través de [email protected].

 

Lucía Mondelo

Podóloga experta en biomecánica en Clínica Podoactiva Premier Madrid

 

Otros productos relacionados

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Reserva cita en una clínica Podoactiva