Blog de Podoactiva

Cuidado de los pies en otoño. Consejos prácticos



Después de la libertad de la que gozan nuestros pies durante el verano, no debemos olvidarnos de ellos en otoño, cuando vuelven a estar recogidos en zapatos y por lo tanto tenemos una serie de recomendaciones.

 

 

 

Factores que afectan al cuidado de los pies en otoño

 

Todos los cambios que se producen en otoño afectan a los pies y la pisada, por ello, te contamos los 5 factores y recomendaciones que debes tener en cuenta para que los pies puedan adaptarse correctamente a esta estación:

  • Vuelta a la rutina
  • Cambio de calzado
  • Cambios en la exposición ambiental
  • Regreso a la práctica deportiva
  • Vuelta al cole (en el caso de edad infantil)

 

Para que los pies puedan adaptarse correctamente a los cambios que se van a producir, el cuidado en otoño debe ser constante y muy específico de esta estación del año.

 

 

 

 

La vuelta a la rutina

 

Los pies también sufren la vuelta a la rutina, ya que en muchos trabajos volvemos a pasar varias horas sentados o de pie, además de volver a estados de estrés y cansancio que repercuten negativamente en los pies.

 

Para evitar tener los pies cansados, el cuidado de los pies en otoño debe incluir hábitos como baños de agua, masajes, ejercicios de estiramientos y de mantenimiento de los pies en alto, etc.

 

 

 

 

El cambio de calzado de otoño

 

Las sandalias o chanclas se guardan, y ahora se debe prestar atención a varias características del calzado cerrado como la sujeción del pie, la impermeabilidad, la profundidad del dibujo de la suela, que aumenta la adherencia a la superficie en esta estación húmeda y a los materiales, buscando aquellos que eviten la sudoración pero que sean cálidos para cuando llegue la bajada de las temperaturas.

 

Al igual que los vehículos deben tener en sus neumáticos un dibujo que se ajuste a la carretera en caso de lluvia, en el calzado ocurre lo mismo, por lo que una profundidad del dibujo en nuestra suela nos permitirá mayor sujeción y adherencia a la superficie, evitando caídas o resbalones en suelo mojado.

 

Llevar un calzado impermeable (aunque sea parcialmente), evitará el contacto de nuestros pies con el agua y ayudará a prevenir posibles infecciones por exceso de humedad.

 

Además, volver a los zapatos cerrados puede causar molestias en el pie como rozaduras o ampollas, por lo que se deberá utilizar calcetines o medias que se ajusten perfectamente a la talla para evitar las posibles molestias.

 

Los cambios en la exposición ambiental

 

Al llevar los pies más expuestos durante el verano, el sol y el oxígeno ambiental hacen que la piel se reseque en mayor medida, provocando talones secos y agrietados, e incluso quemaduras del sol en los pies. Si hemos abusado de las chanclas y el calzado plano durante el verano, también podríamos notar dolores y patologías causadas por bacterias de aguas estancadas, como hongos en las uñas.

 

Entre los cuidados por este factor, cabe destacar la importancia de realizarse quiropodias  que mantengan los pies en óptimo estado de salud y evitar así que se agrave cualquier infección. Por otro lado, se debe hidratar los pies con cremas específicas de esta parte del cuerpo, como la crema u20 de Podoactiva.

 

 

 

 

El regreso a la práctica deportiva

 

Al finalizar las vacaciones y el verano, son muchos los que vuelven a su rutina deportiva o la convierten en nuevo hábito. Si bien realizar ejercicio tiene muchos beneficios y ayuda a reducir los niveles de estrés que puede ocasionar el día a día, el cuidado de los pies en otoño debe ser más específico si se practica cualquier práctica deportiva.

 

Es recomendable realizar una visita al podólogo para realizar un control y seguimiento de la pisada. El estudio biomecánico de la pisada ayudará a conocer las características de la pisada, (si es pronadora o supinadora) y a prevenir lesiones a corto y largo plazo.

 

Elegir la zapatilla adecuada (dependiendo de la superficie en la que se van a emplear y el tipo de deporte), también es fundamental para evitar lesiones.

 

Realizar un Estudio de la Pisada y una correcta elección de zapatillas favorecerá el rendimiento deportivo y disfrute de la actividad.

 

 

 

 

La vuelta al cole

 

Los niños se encuentran en pleno desarrollo y crecimiento, por ello, es muy importante que tanto los padres como los especialistas realicen un seguimiento de su pisada y les inculquen el cuidado del pie en otoño.

 

Cabe destacar que un diagnóstico a tiempo, puede prevenir muchos problemas que, en edad adulta, podrían derivar en patologías o molestias en otras partes del cuerpo como rodillas, cadera, espalda, etc.

 

El colegio y las actividades extraescolares serán protagonistas tras finalizar el verano, por ello el calzado y su talla son un aspecto fundamental a tener en cuenta.

 

Si quieres conocer más detalles, en nuestra Guía de Podología Infantil te contamos todo sobre la salud de los pies de los más pequeños (calzado adecuado, evolución de su pisada, problemas más frecuentes, práctica deportiva…).

 

 

 

 

Con estos consejos que hemos comentado… ¡ya podemos dar la bienvenida al otoño!

 

Lucía Mondelo

Podóloga de Clínica Podoactiva Premier Madrid

 

Artículos Relacionados

Comentarios

Post A Comment