Blog de Podoactiva
Inicio > Blog de Podoactiva > Los pies y el cáncer: Síndrome mano-pie. Causas y consejos para su tratamiento

Los pies y el cáncer: Síndrome mano-pie. Causas y consejos para su tratamiento

Siempre hemos pensado que la información da tranquilidad, saber a lo que nos vamos a enfrentar en cada etapa del tratamiento nos puede ayudar a llevar la situación con mayor serenidad y poder actuar de una manera más efectiva y preventiva. No siempre es así, ya que algunos pacientes prefieren ir afrontando los efectos secundarios del tratamiento tal y como van surgiendo.

¿QUÉ ES EL CÁNCER? ¿AFECTA A LOS PIES?

 

El cáncer, según la Real Academia de la Lengua Española, es la "enfermedad que se caracteriza por la transformación de las células, que proliferan de manera anormal e incontrolada". Se trata pues del nombre común de un conjunto de más de 100 enfermedades. Pero... ¿afecta directa o indirectamente a los pies?

Un estudio de la Universidad de Extremadura muestra que el 95% de las mujeres con cáncer de mama que se tratan con quimioterapia tienen problemas en los pies tras el inicio del tratamiento.

 

Las alteraciones más frecuentes que presentan son anomalías en las uñas (46%), dolor generalizado (36%), grietas y sequedad (20%), parestesia (19%), inflamación (10%), varices (8%), dedos deformados (7%), helomas y durezas (4%).

 

 

El estudio explica que el cuidado de la salud de los pies es un aspecto fundamental para salvaguardar la calidad de vida de las pacientes de cáncer. Además, esta atención podológica evitará la aparición de lesiones cutáneas, infecciones y deformidades durante el tratamiento de quimioterapia.

 

Por todo ello, en este artículo analizamos cómo afectan los tratamientos contra el cáncer en los pies, llamado síndrome mano-pie, así como las causas y varios consejos.

 

SÍNDROME MANO-PIE. ¿Qué es?

 

Existen muchos tratamientos para el cáncer, de los cuales destacamos la quimioterapia y la terapia dirigida por la relación que tienen con nuestros pies. Ambas técnicas tienen efectos secundarios como:

 

  • Dolor de cabeza, muscular o estomacal.
  • atiga o cansancio desmesurado.
  • Afectación neuropática que provoca adormecimiento en la punta de los dedos de los pies.
  • Afectación de piel y uñas.
  • Etc.

  

 

El efecto secundario que más nos afecta a nivel podológico es conocido como el síndrome mano-pie o eritrodisestesia palmoplantar. Este efecto secundario, producido por algunos fármacos, tiene como síntomas principales:

 

  • Dolor intenso en las palmas de las manos y plantas de los pies.
  • Tirantez en la piel de los pies.
  • Hinchazón.
  • Enrojecimiento, como si se tratara de una quemadura solar.
  • Sensación de cosquilleo o adormecimiento.
  • Agrietamiento y descamación de la piel. 
  • Sensibilidad al tacto/roce.
  • Aparición de ampollas o úlceras
  • Durezas y callosidades.

 

El síndrome mano-pie es el efecto secundario que más afecta a los pies en un paciente con cáncer.

 

 

CAUSAS. ¿Por qué suceden estos efectos secundarios?

 

Como hemos comentado en el apartado anterior, los efectos secundarios los provocan algunos fármacos utilizados contra el cáncer afectando al crecimiento de las células cutáneas y a los pequeños vasos sanguíneos de los pies

 

Algunos fármacos tienen mayores probabilidades de causar síndrome mano-pie que otros. Los fármacos de quimioterapia que pueden incentivar dicho problema son: Idarrubicina, Doxorrubicina, Paclitaxel, Doxorrubicinaliposomal, Citarabina, Docetaxel, Fluorouracilo, Floxuridina y Vemurafenib.

 

Los fármacos de terapia dirigida que probablemente causen el síndrome mano-pie incluyen los siguientes: Sorafenib, Regorafenib, Cabozantinib, Axitinib, Sunitinib y Pazopanib.

No todos los pacientes que toman estos medicamentos desarrollan este síndrome. La gravedad del síndrome puede variar de una persona a otra, incluso, algunas que toman el mismo fármaco para la misma forma de cáncer pueden no tener los mismos síntomas.

 

CONSEJOS. ¿Cómo podemos tratar el síndrome mano-pie?

 

El síndrome mano-pie, cuando se trata con quimioterapia, suele aparecer entre los 2 y 3 meses. Sin embargo, cuando hablamos de terapida dirigida, es mucho más duro durante el primer mes y medio de tratamiento. Si se sienten signos tempranos del síndrome mano-pie o si se nota que los síntomas empeoran, es muy importante consultar al doctor, ya que quizá es recomendable cambiar el tratamiento.

 

Por ello, exponemos los siguientes consejos para evitar problemas mayores si se sufre esta patología:

 

- No masajear los pies con lociones de ningún tipo ya que se genera fricción y, quizá, el producto que utilicemos no sea el adecuado. La piel puede estar muy débil, lo que conocemos como “piel de pergamino”, y podemos provocarnos lesiones cutáneas.

 

- Llevar calzado y calcetines transpirables, aunque sean gruesos, es fundamental ya que el aire les afecta.

 

- No caminar descalzo durante el tratamiento para evitar la fricción. Además, la sensibilidad de nuestros pies se altera y puedes no sentir una lesión provocada con algun elemento que haya en el suelo. Por este motivo, siempre tienes que llevar los pies protegidos.

 

 

- Mantener los pies frescos. Una toalla húmeda o colocar en un paño de algodón con hielo durante unos 20 minutos mejorará tu salud podológica. 

 

- Evita el calor de manera directa (como pueden ser las saunas o sentarse al sol).

 

- El agua caliente en los pies no es positiva si sufres el síndrome mano-pie. Por este motivo, te recomendamos que te duches con agua templada o fría y seques con mucho cuidado la piel.

 

 

- Siempre es positivo practicar deporte, pero tendremos que evitar las actividades que ejercen fuerza sobre nuestros pies durante las primeras 6 semanas de tratamiento. Esto incluye trotar, hacer ejercicios aeróbicos y practicar deportes con raqueta como el tenis o el frontón.

 

- Utiliza productos naturales e intenta evitar el contacto con sustancias químicas como las que componen los suavizantes para la ropa o productos de limpieza. 

 

- Las cremas específicas para el cuidado de los pies son muy positivas pero al aplicarlas hay que tener especial cuidado y hacerlo con suavidad.

 

 

- Visita a un podólogo para eliminar las callosidades, durezas y para que revise tus uñas, ya que, en muchas ocasiones, se alteran por los efectos secundarios del tratamiento pudiendo llegar en algunos casos hasta perderlas. Además, se pueden formar pequeñas vesículas debajo de las uñas, lo que hace que se despeguen de su lecho.

 

Destacar que el podólogo es el especialista en tratar los problemas en los pies. Por este motivo, estudiando el caso, el especialista dará los consejos pertinentes y acompañará al paciente durante todo el tratamiento.

Realizar tratamientos personalizados como son las plantillas pueden ayudar a caminar mejor, dar más estabilidad y confort.

CASO CLÍNICO. Paciente sometido a quimioterapia con problemas en los pies

  

En una de nuestras consultas de Podoactiva atendimos a un paciente que llevaba seis meses con quimioterapia. Nuestros profesionales detectaron los siguientes síntomas:

 

  • Aumento de la sensibilidad en la piel con las zonas de apoyo enrojecidas.
  • Ligera inflamación alrededor de las uñas del primer dedo de los dos pies.
  • Mayor sequedad y quemazón en la zona del arco plantar.
  • Grietas en las zonas interiores de los dedos, sobre todo, en el cuarto y en el quinto.

 

 

Después de hablar con el paciente y observar los cambios más destacables en los pies, le comentamos que siguiese los consejos expuestos, destacando que usase una crema hidratante específica y un jabón suave para la piel de PH neutro y le explicamos que antes de utilizar cremas calmantes con corticoides, sería positivo que lo consultase con un especialista. Pero... 

¿qué hicimos para aliviar los dolores?

 

En este caso propusimos una silicona a medida blanda que rellenara el espacio de debajo de los dedos y se alargara hacia la zona metatarsal para dar mayor confort y disminuir la presión en la zona.

 

 

 En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana o contáctanos en el 974 231 280 o a través de [email protected].

 

Ana Carbó y Eli Nieto

Podólogas de Podoactiva

Artículos Relacionados
“Tengo algo duro en la planta del pie que me duele al apoyarlo”. “Me ha salido un granito entre los...Leer más
Al finalizar del día muchos observamos que nuestros pies no tienen el mismo aspecto que cuando nos...Leer más
Las durezas en los pies, al igual que los callos, son lesiones en la piel que encontramos con mucha...Leer más

Servicios Podoactiva recomendados:

Ver Comentarios
Nuevo Comentario
Plain text
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Encuentra tu clínica Podoactiva más cercana

Solicita Información sin compromiso

Síguenos en