Blog de Podoactiva
España > Blog > Esguince de tobillo. Síntomas, causas y tratamientos de esta frecuente lesión del pie

Esguince de tobillo. Síntomas, causas y tratamientos de esta frecuente lesión del pie

Sin duda, el esguince de tobillo es una de las lesiones del pie más frecuentes entre la población, sobre todo en deportistas (aunque cada vez es más habitual en "no deportistas" que utilizan un calzado inadecuado).

 

La mayoría, por no decir todos, hemos sufrido un esguince alguna vez, pero...

 

¿Sabes qué le sucede a tu pie si tienes un esguince de tobillo? ¿Cómo puedes reconocer que te has hecho uno? ¿Y de qué grado es?

  

 

A continuación te explicamos todo sobre esta lesión, desde los síntomas y tratamientos para solucionarla hasta consejos para evitar problemas mayores.

 

ESGUINCE DE TOBILLO. ¿DE QUÉ TRATA ESTA LESIÓN DEL PIE?

 

El esguince de tobillo es la lesión que se produce cuando nos doblamos, torcemos o giramos el tobillo de una forma brusca o extraña. El esguince más común es el de los ligamentos externos del tobillo, es decir, cuando el pie se nos va “hacia fuera”, hacia la parte externa.

 

Al realizar el giro forzado de la articulación del tobillo, se pueden estirar o desgarrar dichos ligamentos, que son los encargados de mantener los huesos unidos y aportar estabilidad a la articulación.

 

Su función es evitar los movimientos excesivos de la misma, que a largo plazo nos pueden llevar a situaciones de desgaste articular.

 

 

 

SÍNTOMAS. ¿CÓMO SÉ SI ME HE HECHO UN ESGUINCE?

 

Nos hemos podido torcer el pie y que nos haga mucho daño la zona del tobillo, pero...

 

¿Cómo podemos saber si realmente nos hemos hecho un esguince?

 

Los 5 síntomas o señales más frecuentes que nos indican esta lesión son:

 

  • Hinchazón del tobillo y/o dolor en la zona lateral a la palpación.
  • Dolor cuando se apoya el peso del cuerpo sobre el pie afectado.
  • Hematoma o moradura. Esta coloración en la piel aparecerá según la gravedad de la lesión.
  • Limitación de movimiento hacia la zona externa del tobillo. 
  • Chasquido en el momento de la torcedura.

 

Cabe destacar que, si nos duele el tobillo o pensamos que el golpe ha sido fuerte, es fundamental acudir a un profesional de forma inmediata. El experto será quien valore la lesión y la gravedad de la misma, ya que quizá puede haberse dañado el ligamento o, incluso, nos hayamos podido romper uno de los huesos de la articulación.

  

 

 

El dolor, la inflamación del tobillo y el hematoma son los síntomas principales de un esguince, pero es fundamental acudir al especialista para que sea él quien determine la lesión que sufrimos.

 

TIPOS DE ESGUINCES. 3 GRADOS EN FUNCIÓN DE LA GRAVEDAD

 

Como hemos comentado, lo más importante es ir al profesional para que nos diga qué tipo de esguince tenemos. Según la gravedad se aplicará un tratamiento u otro, pero los podemos clasificar en 3 grados:

 

- ESGUINCE DE GRADO 1. Es una lesión leve en la que los ligamentos se estiran, pero no se produce ningún tipo de desgarro.

 

ESGUINCE DE GRADO 2. Los ligamentos están parcialmente desgarrados, pero existe una continuidad en las fibras. 

 

ESGUINCE DE GRADO 3. Es el más grave ya que los ligamentos están totalmente desgarrados. Se produce una rotura de alguno de ellos y habrá que intervenir quirúrgicamente

 

 Los esguinces más frecuentes son los de grado 1 y 2, donde una buena recuperación será fundamental para evitar lesiones a futuro.

 

 

CAUSAS. 5 FACTORES QUE PUEDEN PROVOCAR ESTA LESIÓN

 

Aunque la causa principal del esguince de tobillo es un giro brusco de la articulación hacia la zona externa, para que se produzca este movimiento existen varios factores de riesgo que pueden provocarlo:

 

1. PRÁCTICA DEPORTIVA

 

Es una de las lesiones más comunes en el deporte, sobre todo, en aquellos en los que se realizan gestos de salto, cambio de dirección, interacción con un balón, etc, como son fútbol, baloncesto, trail o running, entre otros.

 

2. SUPERFICIE IRREGULAR 

 

Si caminamos o realizamos alguna práctica deportiva sobre una superficie inestable, irregular o resbaladiza como puede ser la montaña, aumentamos el riesgo de que nuestro tobillo pueda sufrir un esguince.

 

 

 

3. TIPO DE CALZADO 

 

Utilizar un tipo de zapatos o zapatillas que no estén recomendados para la práctica que vayamos a realizar puede provocar esta lesión. No hablamos solo del ámbito deportivo sino también del día a día. Por ello, atento a estos 3 consejos para su elección

 

- El calzado que no este especializado para la actividad deportiva que estamos realizando puede aumentar el riesgo de lesión de tobillo

 

- Los zapatos sin sujeción en el tobillo (sandalias, chanclas, zuecos…), por su falta de control en la zona del retropié, aumentan la posibilidad de que nuestro pie se desestabilice y se genere una torcedura o esguince.

 

- El calzado de vida diaria y zapatos sin sujeción en el tobillo son los que más riesgo presentan. En el caso de los tacones, debido a su altura y a su poca base de apoyo, generan una plataforma de apoyo menos estable, lo que hará que sea más fácil sufrir esta lesión. 

 

 

4. INESTABILIDAD PREVIA 

 

Las personas que han sufrido esguinces de manera repetida generan una inestabilidad crónica en el tobillo.

 

Esto se debe a que sus ligamentos no son capaces de estabilizar de manera correcta la articulación.

 

Por otro lado, en el caso de los pacientes hiperlaxos, que tienen una elasticidad mayor en sus ligamentos, es muy fácil que se tuerzan el tobillo de manera espontánea, pero es más difícil que lleguen a sufrir una lesión grave, ya que, los ligamentos tienen la capacidad de estirarse mucho sin llegar a romperse.

 

Tanto para unos como para otros, nuestro consejo es que visiten a un experto ya que una de las soluciones puede ser una plantilla personalizada que aumente esa estabilidad

 

5. SUPINACIÓN

 

Los pacientes que presentan una marcha en supinación o en varo, es decir, cuando la mayor parte del tiempo el pie se encuentra apoyado en la zona externa, tienen un mayor riesgo de sufrir esta lesión, siendo bastante común que presenten esguinces de repetición.

 

Una caída, practicar ejercicio en una superficie irregular o un pisotón al practicar deporte pueden ser causas del esguince de tobillo.

 

 

 

TRATAMIENTO. 5 SOLUCIONES PARA EL ESGUINCE DE TOBILLO

 

En cuanto al tratamiento del esguince de tobillo, variará en función de la gravedad del mismo, siendo 5 los principales:

 

1. TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

 

En función del grado de la lesión, el fisioterapeuta centrará su trabajo en la movilidad, reducción de la inflamaciónrecuperación del tejido lesionado y ejercicios de fortalecimiento, entre otros.

 

2. PLANTILLAS PERSONALIZADAS

 

Unas plantillas personalizadas, previo estudio biomecánico de la pisada, ayudarán a aumentar la estabilidad. Este tratamiento será muy importante en los casos donde exista un tipo de pisada que predispone a la lesión (supinación), en los casos donde exista una hiperlaxitud o en los casos donde lesiones anteriores hayan dejado una inestabilidad crónica de tobillo.

 

 

3. INMOVILIZACIÓN

 

Se realiza en casos graves, en los que haya rotura de los ligamentos, mediante férulas (como las fabricadas en Younext Healthcare, filial de biotecnología de Podoactiva).

 

4. CIRUGÍA

  

Esta solución es poco frecuente y se realiza sólo cuando la lesión es muy grave.

 

5. VENDAJES COMPRESIVOS Y FUNCIONALES

 

Se utilizan en los esguinces más leves. También cuando el paciente vuelve a su actividad o a practicar deporte durante las primeras semanas.

 

No tratar adecuadamente un esguince de tobillo o no seguir las pautas puede provocar dolor crónico o inestabilidad crónica en el tobillo, e incluso artritis. 

 

 

RECOMENDACIONES. 5 CONSEJOS PARA PREVENIR UN ESGUINCE DE TOBILLO

 

Un esguince de tobillo se puede prevenir, en la medida de lo posible. Por ello, exponemos estos 5 consejos para evitar la lesión:

 

1. PRECALENTAMIENTO. Realiza un precalentamiento antes de hacer ejercicio o practicar deporte. Además, es importante entrenar la estabilidad haciendo ejercicios de equilibrio.

 

2. SUPERFICIE. Ten cuidado al caminar, correr o trabajar sobre una superficie irregular,

 

¡Mira por donde pisas!

 

 

3. ELEMENTO INMOVILIZADOR. Utiliza un elemento de inmovilización o cinta en el tobillo si ya te has lesionado. Es importante que le preguntes a un especialista para que te diga cuál debe ser y cómo colocarlo. 

 

4. CALZADO ADECUADO. Utiliza un calzado adecuado y apropiado para la actividad. Además, recuerda que es aconsejable no utilizar zapatos de tacón con frecuencia.

 

5. DEPORTEPractica deporte, pero recuerda cuáles son tus limitaciones. Hay que entrenar y estar preparado para evitar lesiones, ya que hacer un esfuerzo mayor del que tu cuerpo puede soportar puede traer problemas.

 

Si ya has sufrido un esguince, es importante seguir las pautas del especialista para evitar volver a recaer en la misma lesión.

  

 

 

En definitiva, el esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes entre nuestros pacientes y, por ello, queremos destacar la importancia del proceso de recuperación y les recomendamos el tratamiento de plantillas personalizadas, sobre todo, si han recaído o quieren evitar el mismo problema en un futuro porque practican algún tipo de actividad que pone en peligro la articulación.

 

¿Sufres o has tenido un esguince de tobillo? En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana AQUÍ o contáctanos en el 974 231 280 o a través de [email protected].

 

Dr. Aitor Pérez

Responsable Podoactiva Alicante y Murcia

 

Artículos Relacionados
Al finalizar el día muchos observamos que nuestros pies no tienen el mismo aspecto que cuando nos...Leer más
En algún momento u otro, todos nos hemos golpeado sin querer en los dedos de los pies contra la...Leer más
Cuando caminamos descalzos por casa es habitual golpearnos el dedo pequeño del pie con la esquina...Leer más

Servicios Podoactiva recomendados:

Ver Comentarios
Nuevo Comentario
Plain text
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Encuentra tu clínica Podoactiva más cercana

Solicita Información sin compromiso

Síguenos en