Blog de Podoactiva

Tendón de Aquiles: Rotura, tendinitis y otras lesiones frecuentes



Las lesiones en el tendón de Aquiles son de las más habituales durante la preparación de las pruebas físicas de oposiciones. El nombre de esta parte del cuerpo procede del mito griego que cuenta que el héroe Aquiles era invencible porque su madre lo sumergió en el río Estigia cuando era un bebé. Sin embargo, al sostenerlo por un talón, esta zona de su cuerpo se convirtió en su punto débil.

 

Lo cierto es que el tendón de Aquiles es una zona del cuerpo potente pero que hay que cuidar para evitar lesiones. Te contamos todo lo que debes saber sobre esta extensión tendinosa.

 

¿Qué es el tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles es el tendón más potente del cuerpo humano y es uno de los componentes fundamentales a la hora de caminar, correr o saltar porque es el encargado de propulsarnos.

 

Tendón de Aquiles

 

Los tendones son estructuras que unen el músculo al hueso, y el tendón de Aquiles es la estructura formada por la unión de los músculos gastrocnemios (los gemelos) y el sóleo, que se juntan para unirse en el hueso del talón (calcáneo).

 

Las lesiones más habituales del tendón de Aquiles

Las lesiones más frecuentes que nos encontramos en este tendón son:

 

  1. La rotura o desgarro del tendón
  2. Tendinopatías (tendinitis y tendinosis)
  3. Síndrome de Haglund

 

1. Rotura del tendón de Aquiles o desgarro

Es un desgarro o rotura espontánea del tendón. Se trata de una de las lesiones más comunes que sufren, por ejemplo, los triatletas. Esta causada principalmente por un aumento de la presión ejercida sobre él, sobre todo en deportes que implican correr, saltar y/o cambios bruscos, así como por alguna mala caída.

 

Los principales síntomas de rotura del tendón de Aquiles son:

  • Dolor intenso e hinchazón en la zona donde se encuentra el tendón (cerca del talón)
  • A veces va acompañado de un sonido o chasquido cuando se rompe o desgarra
  • Molestias al doblar el pie y caminar

 

 

En la actualidad se ha observado un incremento del número de pacientes que acuden a consulta con una rotura del tendón de Aquiles. El pico de mayor incidencia de la ruptura de esta extensión tendinosa se presenta en hombres, entre los 30 y 40 años y con un predominio del pie izquierdo. Sin embargo, a día de hoy, se sigue sin conocer de manera precisa por qué se produce esta rotura.

 

Algunas de las causas suelen ser:

  • Aumento de la práctica deportiva: Su incidencia se encuentra en auge debido al aumento de la práctica deportiva no profesional de la población, especialmente debido al aumento de los famosos “weekend Warriors”, que son aquellos individuos que realizan actividad deportiva de mucha intensidad de manera ocasional.
  • Sobrepeso u obesidad: A mayor peso, mayor esa la presión que se ejerce sobre el tendón en cada paso.
  • Factores biomecánicos: Dentro de los factores biomecánicos o factores intrínsecos del propio pie nos podemos encontrar con una pronación excesiva del pie, exceso de tensión en el tríceps sural y tendón de Aquiles, deformidades óseas que generan compresión en el propio tendón y calcificaciones distróficas en la inserción del tendón o dentro del propio cuerpo del tendón, entre otros.
  • Disminución del flujo sanguíneo: Diversos estudios han encontrado una disminución del flujo sanguíneo en la parte media del tendón, lo que los llevó a concluir que dicha parte del tendón es la zona que más riesgo tiene de rotura y complicaciones quirúrgicas. Además, demostraron que el flujo sanguíneo del tendón de Aquiles disminuye con los años, lo cual estaba directamente relacionado con la prevalencia de esta lesión en pacientes de avanzada edad.
  • Corticoides y fluoroquinolonas: Por otro lado, se ha demostrado que la administración de corticoides y fluoroquinolonas, tanto como por vía oral como por infiltración local, es otro de los grandes factores causantes de la rotura del tendón de Aquiles. Realizar una infiltración sobre el propio tendón produce una gran degeneración de este y es por ello por lo que se recomienda infiltrar alrededor de éste para así disminuir el riesgo de rotura.
  • Enfermedades: También existen diversas enfermedades sistémicas que se han relacionado con la rotura del tendón de Aquiles, aunque no se conoce con claridad cuál es su papel en el desarrollo de la patología del tendón. Estas enfermedades son: artritis reumatoide, tuberculosis, enfermedad de la gota, hiperparatiroidismo, lupus eritematoso, hiperlipoproteinemia y sífilis.

 

 

El tratamiento de la rotura del tendón de Aquiles es un tema muy controvertido puesto que no existe un “tratamiento por excelencia”. Por ello, destacados dos recomendaciones:

 

  • Reposo: El tratamiento conservador se basa en largos periodos de inmovilización con yeso o dispositivos funcionales
  • Cirugía: El tratamiento quirúrgico se basa en la aproximación y sutura de los extremos tendinosos mediante una cirugía abierta o una cirugía percutánea.

 

A modo de prevención, conocer cómo pisamos con un completo estudio biomecánico de la pisada (antes de que sea tarde y ocurra la lesión) nos ayudará a detectar a tiempo si el tendón tiene un estrés o tensión excesiva.

 

Ejercicios, estiramientos y/o tratamiento con plantillas personalizadas serán clave para la prevención de la rotura del tendón de Aquiles a corto y medio plazo.

 

Tendón de Aquiles

 

2. Tendinopatía del tendón de Aquiles: tendinitis y tendinosis

Es una lesión que se produce por sobrecarga del tendón (no se llega a producir un desgarro o rotura). La tendinitis del tendón de Aquiles se produce por una inflamación del tendón debido a ciertos movimientos repetitivos, que provocan molestias en el paciente. Cuando esta inflamación se cronifica, hablamos de tendinosis.

 

Esta lesión es común en deportistas por varias situaciones:

 

  • Incremento de distancia en el entrenamiento
  • Aumento de los intervalos de entrenamientos
  • Velocidad
  • Repeticiones del mismo gesto

 

Tendón de Aquiles

 

Los síntomas más comunes de la tendinitis de Aquiles son:

 

  • Dolor a la palpación
  • Engrosamiento del tendón
  • En ocasiones puede presentar nódulos

 

Habitualmente el dolor comienza con una molestia leve en la parte posterior de la pierna o arriba del tobillo después de correr o practicar otro deporte. Es importarte que un profesional realice una ecografía o una resonancia magnética para comprobar el diagnóstico.

 

3. Síndrome de Haglund o prominencia ósea en el talón

Además de la rotura y las tendinopatías comentadas en los puntos anteriores, el síndrome de Haglund es una lesión que se caracteriza por la presencia de una exostosis (crecimiento anómalo de un hueso) en la zona de la inserción del tendón de Aquiles, en la parte posterior del talón. No hay que confundirlo con el espolón calcáneo que es una patología diferente.

 

Popularmente, los pacientes que vemos en consulta se refieren a esta lesión como “un bulto duro en el talón”.

 

Tendón de Aquiles

 

¿Sufres o has tenido una lesión en el tendón de Aquiles? En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta las clínicas y centros Podoactiva más cercanos a ti o contáctanos en el 974 231 280 o a través de info@podoactiva.com.

 

Tratamiento

Respecto al tratamiento, en fase aguda se recomiendan medidas conservadoras como:

 

  • Terapia frío-calor. El calor reduce el dolor y el frío ayuda combatir la inflamación.
  • Elevación de la extremidad.
  • Compresión de la zona con tiras elásticas para evitar movimientos bruscos que empeoren la situación.
  • Modificación de la actividad deportiva para no forzar y evitar que la lesión se repita.
  • Ejercicios y estiramientos pautados por el especialista.

 

En caso de fallar estas medidas conservadoras, el profesional valorará con el paciente las ondas de choque o EPI, así como un tratamiento quirúrgico (en el último de los casos).

 

Al igual que hemos comentado con la rotura del tendón, conocer cómo pisamos a través de un estudio biomecánico de la pisada será clave también para prevenir estas tendinopatías del tendón.

 

María Herreros

Podóloga de Clínica Podoactiva Retiro

Artículos Relacionados

Comentarios

2 Comments

  • Mauro Martínez
    Posted at 22:35h, 24 noviembre Responder

    Yo sufrí la rotura del tendón de Aquiles es muy necesario la cirugía o se puede regenerar sólo.

    • Podoactiva
      Posted at 17:10h, 25 noviembre Responder

      Buenos días Mauro. ¡Muchas gracias por su interés! El tratamiento para la lesión que nos comenta depende de muchos factores. Tipo de rotura, total o parcial, altura de la lesión, tamaño de la lesión… Por ello, es necesario que le vea un profesional en consulta.
      Puede contactar con nosotros llamándonos al +34 974 231 280 o a través de WhatsApp en el número +34 635 368 675.
      Estamos aquí para lo que necesite.
      Un saludo.

Post A Comment