Blog de Podoactiva
España > Blog > Las uñas de los pies. Partes y funciones de esta barrera protectora

Las uñas de los pies. Partes y funciones de esta barrera protectora

Una uña rota, hacernos la manicura y pedicura o un golpe en el dedo son en las pocas ocasiones en las que prestamos atención a nuestras uñas. Pero esta parte del cuerpo, que quizá pasa desapercibida, cumple una función muy importante:

 

Proteger las terminaciones nerviosas de las extremidades en los dedos.

 

Por este motivo, debemos cuidarlas y acudir a un profesional si detectamos algún problema. 

 

 

La uña es una estructura protectora formada por dos componentes principales: queratina, que le aporta su propiedad de dureza, y calcio.

 

Las uñas crecen 0,1 milímetros cada día. Esto dependerá de la edad, la persona, el dedo, la época del año o, incluso, el deporte que practiquemos.

 

La uña se caracteriza por una superficie brillante y lisa, pero si vamos más allá descubrimos que se divide en varias partes y cada una de ellas tiene una función principal. A continuación, exponemos las diferentes partes que forman las uñas.

 

 

LAMINA UNGUEAL

 

La lámina ungueal tiene como función protegernos de las presiones externas (hueso de la falange distal, fibras sensitivas y partes blandas).

 

Al caminar y apoyar los dedos en el suelo, los tejidos blandos tienden a desplazarse hacia arriba por la fuerza de reacción del suelo y al encontrarse con la resistencia de la lámina ungueal, la superficie de contacto aumenta con lo que el reparto de las presiones en el pulpejo del dedo es más equilibrado.

 

La lámina ungueal se encuentra sobre los ligamentos interóseos. Estos actúan como tensores dirigiendo el crecimiento de la uña y como estabilizadores del dedo evitando las rotaciones de la falange distal.

 

Esta parte de la uña también ayuda a la propulsión. En la última fase de despegue, aumenta el brazo de palanca que forma la falange distal y ayuda al músculo flexor en el último impulso contra el suelo.

 

LA MATRIZ

 

La matriz es la parte viva de la uña y se encuentra en la base de esta, debajo del eponiquio, una pequeña zona de tejido vivo. Es la parte más importante de la unidad puesto que en esta zona se producen las células que constituyen la placa de la uña. Estas células están formadas por una proteína llamada queratina: la modificación de las células de la epidermis.

 

El proceso de formación de la lámina de la uña se conoce como queratinización y ocurre en la matriz. La grasa y la humedad serán componentes necesarios para permitir que las células se formen.

 

La matriz produce células sanas siempre y cuando reciba los nutrientes de las arterias. Esta sangre proporciona el alimento necesario para la producción y el crecimiento del tejido de la uña.

 

La matriz es una parte esencial que hay que cuidar ya que cualquier golpe puede impedir un crecimiento normalcausar cambios en el color, bordes u otras irregularidades en la superficie irreversibles.

 

 

 

EPONIQUIO

 

El eponiquio es otra de las partes de la uña. Se debe comentar que también es conocido como cutícula, pero no es la parte de la uña que recibe ese nombre a pesar de que popularmente se le conozca así.

 

El eponiquio se mueve cuando la placa crece y tiene como función sellar la zona,

 

Actúa como barrera protectora para detener las infecciones y evitar que las bacterias penetren en la matriz.

 

Como recomendación, conviene no manipularla nunca. La zona más alta y visible del eponiquio se caracteriza por tener la apariencia de una piel saludable.

 

CUTÍCULA

 

La cutícula es un tejido formado por células muertas y situado debajo del eponiquio que se adhiere a la placa para completar el sello matriz. La cutícula se asienta en la superficie, se une a la parte inferior del eponiquio y se adhiere a la placa. Ambas partes forman el sello para proteger la matriz.

 

 

PARONIQUIO

 

El paroniquio son los dos pliegues laterales de la uña cuya finalidad principal también es proteger, sellando la uña para aislarla de bacterias, hongos o virus.

  

 

 

LÚNULA

 

La lúnula es la única parte visible de la matriz, suele desaparecer con la edad y es blanca. Este color se debe a que las células no están completamente aplastadas, son todavía redondas, y aún se encuentran en proceso de compresión.

 

Es la parte más suave y delgada de la uña

 

LECHO UNGUEAL

 

El lecho de la uña es la continuación de la matriz. Actúa como una plataforma de soporte para la placa de la uña y desempeña un papel vital en la salud, color y textura de la uña. La placa está unida al lecho ungueal por surcos que se extienden desde la matriz a casi la punta de los dedos, donde se separa para formar un borde libre.

 

El lecho es un área de tejido epidérmico que se compone de la dermis y la epidermis.

 

La dermis es la capa inferior de la piel y está unida a la parte inferior del hueso. Por lo tanto, la dermis está bloqueada y no se mueve. Contiene una gran cantidad de vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes y se encarga de eliminar residuos y toxinas.

 

Por otro lado, la epidermis está unida a la parte inferior de la placa de la uña por un tejido pegajoso llamado epitelio que se adhiere fuertemente a esa parte. La epidermis se mueve junto con la placa de la uña cuando crece.

  

 

 

HIPONIQUIO

 

El hiponiquio se encuentra debajo del borde libre, es el borde distal de la uña. Se compone de epidermis y forma un sello hermético que impide que las bacterias, hongos o virus ataquen el lecho de la uña.

 

Romper el hiponiquio es romper el sello que forma. Esto puede derivar en una infección en la uña o provocar una separación de la lámina ungueal desde el lecho de la uña, lo que se conoce como onicolisis.

 

BORDE LIBRE

 

El borde libre es la parte de la uña que no está unida al lecho de la uña.

 

Es la zona que debemos cortar para mantener una buena higiene. La uña queda libre cuando alcanza el hiponiquio.

 

En definitiva, nuestras uñas están formadas por distintas partes que poseen diferentes funciones, pero todas ellas tienen un denominador común que da como resultado la caracteristíca principal de la uña: protegernos. Por este motivo, su correcto cuidado es fundamental para preservar nuestra salud.

 

 

 

 

¿Crees que puedes tener problemas en las uñas de los pies? En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana AQUÍ o contáctanos en el 974 231 280 o a través de [email protected].

 

Ana Carbó

Podóloga de la Unidad Podoactiva Fisioteràpia i Podologia A&A Vila-real

 

Artículos Relacionados
Uno de los hábitos más comunes de higiene que realizas en casa es cortarte las uñas de los pies ,...Leer más
¿Qué es? La uña incarnada u onicocriptosis (también llamada erróneamente uña "encarnada") es una...Leer más
Pintarse las uñas de los pies es un hábito muy común para muchas mujeres, sobre todo, cuando el...Leer más

Servicios Podoactiva recomendados:

Ver Comentarios
Nuevo Comentario
Plain text
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Encuentra tu clínica Podoactiva más cercana

Solicita Información sin compromiso

Síguenos en