Blog de Podoactiva
España > Blog > ¿Cómo afecta el calor a tus pies?

¿Cómo afecta el calor a tus pies?

El calor tiene relación directa con el cuidado de nuestros pies, ya que las altas temperaturas, sobre todo en verano, influyen especialmente en esta parte del cuerpo. El calzado que se suele utilizar en esta época es abierto, lo que conlleva a tener más ventilación, pero también una mayor exposición a los rayos solares.

 

A continuación, te dejamos una ilustración con los cinco puntos que responden a "¿cómo afecta el calor a nuestros pies?", así como una explicación de cada uno de ellos.

 

 

1. Sudoración excesiva o hiperhidrosis

 

Las altas temperaturas provocan en nuestros pies un exceso de sudoración, también conocido como hiperhidrosis. Esto hace que aumenten las posibilidades de desarrollar infecciones (como los hongos). En el artículo "Hongos en las uñas de los pies u onicomicosis. Causas, síntomas y tratamientos" te contamos todo sobre esta patología tan común.

 

La transpiración excesiva se produce dentro de un proceso en el que se liberan líquidos ricos en sales a través de las glándulas sudoríparas (¿Sabías que en cada uno de tus pies tienes más de 250.000 glándulas de este tipo?). El objetivo de esta reacción del cuerpo frente al calor es la regulación de la temperatura del organismo para mantenerla adecuada (más o menos 37 grados). Gracias a la evaporación de líquidos, entre otras partes por los pies, el cuerpo se refresca.

 

En esta lista enumeramos algunas recomendaciones para combatir el exceso de sudor en los pies:

 

- Utilizar calcetines y calzado fabricado con tejidos transpirables, evitando el plástico.

 

- Cambiar los calcetines varias veces al día.

 

- Lavar los pies diariamente y secar entre los dedos exhaustivamente para evitar humedad.

 

- Ventilar el calzado tras su uso prolongado y no repetirlo más de dos días seguidos.

 

- Usar talcos específicos para pies que absorban el exceso de sudoración.

 

- Si eres usuario de plantillas personalizadas, es recomendable que sean perforadas.

 

En definitiva, si tienes una sudoración excesiva es muy importante una buena higiene diaria de los pies. Destacar que el pie de atleta es otra de las patologías más frecuentes entre nuestros pacientes y está relacionada con la hiperhidrosis. En "Pie de atleta: tipos de infección y consejos para prevenirlo" te dejamos más información sobre este problema.

 

 

2. Hinchazón de pies

 

¿Por qué se hinchan? Los vasos sanguíneos se dilatan por las elevadas temperaturas del verano y se reduce la elasticidad de sus paredes, parte imprescindible para bombear la sangre desde las extremidades hasta el corazón, provocando así una hinchazón.

 

Para evitarlo coloca las piernas en alto durante un tiempo y refréscalos con agua fría, ayudando así a mejorar su circulación.

 

Muchos de los pacientes que acuden a nuestras clínicas nos preguntan el motivo por el cual sucede esto. En el post "¿Por qué se hinchan los pies? Causas y recomendaciones para evitar este problema" te resolvemos todas las dudas sobre este problema.

 

 

 

 

3. Aparición de enfermedades en la piel

 

El calor puede provocar enfermedades cutáneas en los pies si no los cuidamos con protección solar. Al igual que en cualquier otra parte del cuerpo, el sol puede afectar negativamente a la piel de nuestros pies. Por este motivo, es recomendable protegerla con crema solar, haciendo hincapié en la parte del empeine, y no olvidar la zona plantar, puesto que puede quemarse igualmente. Además de la quemaduras, al estar más tiempo descalzos hay que tener cuidado con los resbalones en superficies mojadas y cortes con elementos extraños que pueden estar en el suelo.

 

 

4. Lesiones por un calzado muy ajustado

 

El calzado es un elemento muy importante que afecta de manera directa a nuestra salud podológica, y más aún si cabe en la época estival. Con el calor, un calzado muy ajustado podrá causar lesiones en la piel como ampollas o rozaduras. Las ampollas se generan tras mantener una presión en una zona del pie durante un tiempo. También se pueden originar por la fricción entre el pie, el calcetín y los zapatos.

 

 

5. Sequedad en los pies

 

El calor y el uso de calzado abierto también puede provocar en nuestros pies un aumento de la sequedad y grietas (sobre todo en los talones). ¿Solución? Hidratar diariamente la piel con cremas específicas para los pies. En el post "Pies secos. ¿Por qué es importante hidratar correctamente los pies?" te damos varios trucos para lograrlo en 4 sencillos pasos.

 

 

Como conclusión, cabe destacar que el calor es un factor que afecta a nuestro organismo, en general, y a nuestros pies, en particular. Por este motivo, habrá que prestar especial atención a su cuidado tanto en verano, por la subida de las temperaturas, como el resto del año.

 

Recuerda que nuestros pies son los cimientos que nos permiten disfrutar del día a día y protegerlos será fundamental para lograrlo.

 

 

 

Artículos Relacionados
La piel es una barrera que nos protege frente a microorganismos externos impidiendo su entrada. Por...Leer más
Al finalizar del día muchos observamos que nuestros pies no tienen el mismo aspecto que cuando nos...Leer más
Existen muchas formas, posiciones y hábitos a la hora de dormir , pero... ¿eres de los que saca los...Leer más

Servicios Podoactiva recomendados:

Ver Comentarios
Nuevo Comentario
Plain text
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Encuentra tu clínica Podoactiva más cercana

Solicita Información sin compromiso

Síguenos en