Blog de Podoactiva

Uña del pie despegada: Cómo actuar



Un golpe en el dedo del pie, un pisotón, la caída de un objeto pesado, recibir impactos repetidos en la uña practicando un deporte, tener una uña incarnada sin tratar o llevar un tipo de calzado inadecuado son situaciones cotidianas que pueden provocar que tengas una uña del pie despegada.

 

Pero, ¿qué debes hacer si ves que la uña se va a caer en los próximos días? ¿O si ya se ha caído? ¿Debes arrancarla si está suelta? En este artículo te contamos qué debes hacer ante estas situaciones.

 

 

Causas por las que puedo tener una uña despegada

 

Puede ser muy doloroso desgarrarse o arrancarse la uña del lecho ungueal. Una uña puede separarse del lecho ungueal (desprenderse) por muchas razones:

 

  • La separación causada por una lesión es común en personas que tienen largas las uñas de los dedos de las manos. La uña puede desprenderse del lecho ungueal cuando se golpea o queda atorada.
  • Los golpes fuertes o repetitivos en un dedo del pie pueden hacer que una uña del pie se desprenda. Esto también es común en atletas que usan calzado que no es lo suficientemente amplio.
  • Infección por hongos en las uñas, la cual ocurre cuando los hongos invaden una uña de un dedo de la mano o del pie y la piel debajo de la uña (lecho ungueal). Las uñas de los dedos de los pies se ven afectadas con más frecuencia que las uñas de los dedos de las manos, y los síntomas incluyen uñas rajadas, amarillas, con coloración, con vetas, engrosadas o manchadas.
  • Afecciones de la piel, como la psoriasis.
  • Productos químicos, como los quitaesmaltes con acetona o algunos jabones.
  • Los medicamentos, como la quimioterapia o los medicamentos antipalúdicos.
  • Enfermedades graves.

 

 

Después de que separarse una uña del lecho ungueal por cualquier razón, no se volverá a adherir. Una nueva uña crecerá lentamente en su lugar. La uña de un dedo de la mano tarda alrededor de 6 meses en volver a crecer, y una uña de un dedo del pie vuelve a crecer en aproximadamente 18 meses.

 

¿Qué hago si la uña del pie está a punto de caerse?

 

  1. No arranques la uña: Si todavía no se ha caído la uña del pie, NO la arranques tu solo, aunque este suelta. Una uña del pie debe caerse sola, y si fuese necesario quitarla por molestias o dolor tendría que intervenir un podólogo.
  2. Visita al podólogo: Es fundamental acudir al podólogo para determinar la causa por la que se va a caer la uña. Si nos hemos dado un golpe no será “grave”, ya que sabemos el origen y es algo puntual y accidental, pero si no sabemos la causa, puede que tengamos hongos en los pieso una infección.
  3. Tratamiento: Conociendo el origen y la causa, el podólogo será el que determinará en consulta un tratamiento u otro, así como una serie de recomendaciones a realizar en casa (limpieza, secado, vendaje, etc).

 

 

Dependiendo de cada caso, la uña se podrá extraer de forma rápida en consulta, con un poco de anestesia si no está del todo suelta o se dejará caer de forma natural (suele ser la opción más recomendada). Por tamaño y ubicación en el pie, la uña del dedo gordo suele ser la más afectada.

 

¿Qué hago si la uña ya se ha caído?

 

  1. Visita al podólogo: Al igual que en la situación anterior, es fundamental conocer el origen y la causa de la uña del pie despegada (ya sea por un golpe accidental o una infección por hongos).
  2. Supervisión: El podólogo supervisará que el crecimiento de la nueva uña es saludable, para evitar problemas futuros. El crecimiento de las uñas de los pies depende de varios factores, pero puede tardar en crecer entre 12 y 18 meses, ya que crecen más lento que las de las manos.
  3. Cuidados e higiene en casa: Tras la revisión en consulta, el podólogo nos dirá cómo cuidar la zona afectada sin uña. Es esencial mantener la zona de la uña limpia y seca. Es recomendable limpiarla a diario con agua tibia y jabón neutro, sin olvidarte de secarla bien con cuidado.
  4. Proteger la zona de la uña: Una vez esté completamente limpia, seca y desinfectada, se tapará la zona con una venda o una gasa para evitar roces, pero es importante que no esté apretada para que no presione el dedo.

 

 

Para prevenir la infección de la uña del pie despegada, debe mantener el lecho ungueal seco, limpio y cubierto con vaselina y una venda adhesiva hasta que el lecho ungueal esté firme o la uña haya vuelto a crecer. Hay que prestar atención a señales de infección como aumento de temperatura, enrojecimiento, dolor, sensibilidad, hinchazón o pus. Sáquese la uña artificial si esta se separa del lecho ungueal. Si se la deja colocada, la uña artificial larga puede desgarrar el lecho ungueal.

 

¿Necesitas ayuda o una consulta con nuestros profesionales? En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana o contáctanos en el 974 231 280 o a través de info@podoactiva.com.

 

José Vico

Podólogo

Artículos Relacionados

Comentarios

2 Comments

  • Pamela Hermosilla Pacheco
    Posted at 17:16h, 05 mayo Responder

    Hace un mes se desgarró la uña del dedo gordo del pie por accidente casero, ayer termino por desprenderse, pero quedó un pedazo de uña a lo largo del lado izquierdo que no se ha desprendido. Aún así, el dedo se ve sano, qué cuidados debo tener ahora? y ese pedazo de uña que quedó, debo dejar que caiga sola?
    Muchas gracias.

    • Podoactiva
      Posted at 11:05h, 17 mayo Responder

      Buenos días Pamela. Muchas gracias por su interés. Lo ideal es que acuda a un podólogo para que se la quite, pero en ningún caso lo debe hacer usted, ya que puede empeorar si no lo hace de la manera adecuada. Si quiere, puede contactar con nosotros llamándonos al +34 974 231 280 o a través de WhatsApp en el número +34 635 368 675.
      Muchas gracias y un saludo.

Post A Comment