Blog de Podoactiva
España > Blog > Fractura por estrés. Síntomas, tratamiento y prevención de esta lesión común en el pie

Fractura por estrés. Síntomas, tratamiento y prevención de esta lesión común en el pie

Cuando pensamos en fracturas solemos asociar este concepto a un traumatismo fuerte y brusco que rompe el hueso. Sin embargo, una fractura por estrés es una “grieta” en el hueso que se produce por micro-traumatismos repetidos o una excesiva carga en la estructura ósea. Por este motivo, a estas fracturas se les suele llamar fracturas por fatiga o sobrecarga.

 

Este tipo de fracturas se pueden producir en multitud de huesos de nuestro cuerpo que están sometidos a cargas repetidas. Pero si tenemos en cuenta que estas fracturas se producen por sobrecarga y traumatismos repetidos nuestro pie será uno de los puntos con más riesgo.

 

Las fracturas más comunes en el pie son:

 

  • Fractura del segundo metatarsiano: es la fractura de estrés más común, ya que suele ser el dedo más largo y el que está sometido a mayor carga durante actividades como la carrera. No obstante, cualquiera de los metatarsianos puede sufrir este tipo de fractura.
  • Fractura del quinto metatarsiano: típica en deportes como el fútbol o el baloncesto, donde se realizan desplazamientos laterales y saltos.
  • Fractura del calcáneo: suele aparecer en corredores que utilizan una técnica de carrera donde el primer apoyo se realiza con el talón.
  • Fractura del astrágalo: es menos común, pero de gran importancia debido a la relevancia de este hueso en el movimiento del pie.

 

Síntomas, diagnóstico y tratamiento de la fractura por estrés

 

Suele empezar con un dolor fuerte que comienza al realizar la actividad física, pero desaparece o disminuye cuando se deja de hacerla ya que se reduce la carga sobre el hueso. Puede aparecer algo de hinchazón, incluso algo de enrojecimiento. Si el problema no se trata y se sigue realizando la actividad física, el dolor suele aumentar y se mantiene en el tiempo, pudiendo permanecer de manera continua en la vida diaria.

 

Respecto al diagnóstico, las fracturas por estrés son fracturas difíciles de diagnosticar, confundiéndolas en muchas ocasiones con otras patologías. Para su correcto diagnóstico es necesario acudir a un experto y realizar pruebas complementarias como TAC, radiografía en distintas posiciones, resonancia magnética o gammagrafía ósea puesto que en la radiografía simple, en muchas ocasiones, no se percibe la fractura.

 

El tratamiento pasa principalmente por el reposo durante unas 6-8 semanas, reduciendo la carga en la zona afectada, para que el hueso sea capaz de cicatrizar por sí sólo y generar un callo óseo. En el caso de que la fractura sea más grave y se produzca un desplazamiento de la misma puede llegar a ser necesario algún tipo de inmovilización o incluso la cirugía.

 

 

¿Cómo se pueden prevenir?

 

Si se habla de la prevención de este tipo de fracturas, es obligatorio pensar en cómo se producen. El principal motivo es la sobrecarga y los micro-traumatismos de repetición en una zona en concreto. Por ejemplo, en corredores sería en la zona del antepié o en los metatarsianos.

 

Se recomienda reducir la presión y la carga sobre esas estructuras, pero para ello será necesario seguir una serie de pautas como las que se enumeran a continuación:

 

-Llevar un calzado apropiado es muy importante. Para ello, hay que seguir las indicaciones de nuestro podólogo que nos aconsejará sobre el zapato más adecuado para la actividad que vamos a realizar.

 

-En caso de que la fractura se haya producido en el deporte, evitar el sobreentrenamiento y adaptar las cargas que recibe ese hueso.

 

-Vigilar la superficie de entrenamiento, ya que superficies muy duras como el asfalto aumentan el riesgo de este tipo de lesiones.

 

-En caso de que seamos corredores, es necesario una adecuada técnica de carrera que nos evite sobrecargas innecesarias.

 

Por último, para tratar este problema, todo esto debe ir acompañado de un correcto estudio de la pisada y del gesto deportivo, realizado por un podólogo para poder detectar las zonas de sobrecargas de nuestro pie y, mediante tratamiento con plantillas personalizadas, poder reducir y repartir adecuadamente las cargas.

 

 

Dr. Aitor Pérez

Podólogo especialista en biomecánica

Podoactiva Alicante y Murcia

Responsable podología Newcastle United F.C.

Artículos Relacionados
La composición del cuerpo humano en general es asombrosa, pero cada pie es una “pequeña” obra...Leer más
El pie plano es un pie que presenta una bóveda plantar con menos altura de lo normal. Normalmente...Leer más
El pie cavo es un pie que presenta una bóveda plantar con más altura de lo normal. Normalmente son...Leer más

Servicios Podoactiva recomendados:

Ver Comentarios
Alfonso

Buenos días,

Mi nombre es Alfonso Vázquez. y tengo una lesión en el calcáneo del pie derecho. Imagino que fue producida por retomar la carrera (después de años de parón) en mala forma física y con sobrepeso. En Octubre de 2019 empezaron las molestias en el pie y fui a un podólogo, que me recomendó el uso de plantillas personalizadas por una fascitis plantar. Llevaba las plantillas siempre; Al principio las molestias desparecieron, pero con el tiempo fueron a más. A dia de hoy tengo que andar de puntillas y no puedo plantar el talón.
Estoy a la espera de cita con el traumatólogo, y me han hecho una Resonancia Magnética con el siguiente diagnóstico:
“RM TOBILLO DERECHO
COMENTARIO:
Se realiza estudio en incidencia sagital, axial y coronal, según técnicas habituales.
Tibia y peroné distales normales.
Articulación tibioastragalina sin alteraciones.
Astrágalo, articulaciones subastragalinas y articulación calcáneocuboidea sin hallazgos.
Edema óseo en la cara plantar del calcáneo con imagen lineal hipointensa T1, sugerente de pequeño trazo de fractura de estrés.
No hay engrosamiento ni hiperintensidad de la fascia plantar.
Cambios degenerativos en la articulación C3­M3 con geodas subcondrales en la cuña.
Estructuras ligamentosas del complejo lateral externo y del interno normales.
Tendón de Aquiles, tibial posterior, tendones peroneos y tibial anterior, sin hallazgos relevantes.
Tendones flexores y extensores normales.
CONCLUSIÓN:
Pequeña fractura de estrés en la cara plantar del calcáneo con edema óseo.
Cambios degenerativos en la articulación C3­M3 con geodas subcondrales en la cuña.”

Estoy preocupado, llevo ya varios meses con molestias y dolores, no se si podré volver a correr o incluso a llevar una vida normal.
No sé si pueden orientarme, les quedaría muy agradecido.
Un cordial saludo.

Alfonso Vázquez

Podoactiva

Buenos días Alfonso. Uno de nuestros profesionales nos comenta que las fracturas por estrés de calcáneo requieren reposo absoluto (para que consolide bien), pero no se preocupe porque en principio podrá volver a correr, pero tendrá que tener paciencia. Es importante que siga las indicaciones de los traumatólogos y visite a su podólogo habitual para revisar las plantillas.  Un saludo.

Alfonso

Muchas gracias por sus indicaciones.
Un saludo.

Jorge

Hola.Tengo una fractura subaguda no desplazada del cuello del tercer MT en fase inicial de consolidación
¿Que tratamiento me recomiendan?

Nuevo Comentario
Plain text
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Encuentra tu clínica Podoactiva más cercana

Solicita Información sin compromiso

Síguenos en