Blog de Podoactiva

Rodilla del corredor: Síndrome de la cintilla iliotibial



El síndroma de la cintilla iliotibial es una patología que podemos encontrar diariamente en la consulta. Esta afección es característica en corredores de larga distancia y ciclistas. Se trata de una tendinitis de la banda iliotibial, que puede ir acompañada de un proceso de bursitis.

 

¿Qué es la cintilla iliotibial?

 

La cintilla iliotibial forma parte del músculo tensor de la fascia lata, teniendo su origen ubicado en la espina iliaca anterosuperior. Su inserción es a través de la cintilla iliotibial en el cóndilo lateral de la tibia (en el Tubérculo de Gerdy). La principal función es la abducción (separación) de la cadera y la estabilización de la rodilla por su cara externa.

 

¿Cómo se produce?

 

Generalmente se desarrolla de forma progresiva, limitando la continuidad en el tiempo de carrera. Suele aparecer a los diez o quince minutos, impidiendo la continuidad de la carrera. El dolor aumenta con las pendientes, así como con un ritmo lento. Esto se produce al aumentar el tiempo de contacto de la cintilla iliotibial con el epicóndilo.

 

Factores favorables

 

  • Exceso de pronación dinámica.
  • Dismetría entre miembros.
  • Genu varo.
  • Sobre – entrenamiento.
  • Uso de calzado inadecuado para el deporte.
  • No hacer los estiramientos de forma correcta.

 

¿Cómo es el diagnóstico?

 

El diagnóstico es sencillo a través de una exploración en  camilla y localización del dolor mediante la palpación del epicóndilo lateral del fémur (cara externa de la rodilla). Suelen existir puntos gatillo a lo largo de la fascia lata.  El diagnóstico se puede completar con diversas pruebas de valoración muscular. Aisladas son las veces en las que son necesarias pruebas complementarias, pero en diagnósticos dudosos son solicitadas radiográficas en carga, ecografía o RNM.

 

En este enlace compartimos una serie de estiramientos recomendados para mejorar el síndrome de la cintilla iliotibial.

 

Caso clínico

 

Varón de 30 años de edad, con actividad deportiva atlética de entorno a 30 – 40  km semanales, acude a consulta por molestias en cara externa de la rodilla de forma bilateral que impiden la práctica deportiva. En la infancia recibió tratamiento con plantillas por posibles pies planos.

 

Caso clínico síndrome de la cintilla iliotibial

 

Antecedentes

 

  • Tendinitis tibial posterior.
  • El paciente presenta un arco (puente) disminuido y una posición en calcáneo en valgo.
  • Factores desencadenantes: exceso de pronación.

Estudio estático

 

Observamos una disminución en el apoyo del arco longitudinal externo, creando un desplazamiento de la carga hacia la interna plantar. Esta posición provoca mayor tensión en la cara externa de la rodilla (cintilla iliotibial). La presión sobre el pulpejo del primer dedo nos refleja el incremento de pronación.

 

Tratamiento

 

Ejercicios de estiramiento para mejorar la cintilla iliotibial.

 

  • Uso de plantillas Podoactiva Élite Sport con contención interna que produce un control de la medilización del pie (pronación) y una menor tensión en la cintilla ilitibial (cara externa de la rodilla).
  • Ejercicios de estiramiento.
  • Ejercicios de retroalimentación (biofeedback).
  • Propiocepción.
  • Reposo relativo.

 

Evaluación

 

  • Tras dos meses de tratamiento, el paciente refleja una mejora en la rodilla. Aumentando la estabilidad podal y disminuyendo la fatiga muscular tras la práctica deportiva. En la posterior valoración en camilla fue observada una menor tensión en la cintilla iliotibial, tibial posterior y gemelos.
  • Se filma corriendo al paciente (pronación controlada).
  • Se continuó con el tratamiento de la órtesis plantar y revisiones programadas.

 

ESTHER GONZÁLEZ

Podóloga de Podoactiva y experta en Biomecánica

Responsable de Podoactiva Premier

Artículos Relacionados

Comentarios

1 Comment

  • Ismael
    Posted at 15:23h, 08 octubre Responder

    Buenas tardes.
    Buenas tardes.
    Acabo de Leer este articulo, y el apartado CASO CLINICO parece que lo han descrito para mi.
    Tengo todos esos síntomas, y creo que la única solución son unas plantillas independientemente del tipo de zapatilla de running.

Post A Comment