Inicio > Blog de Podoactiva > Patologias y Tratamientos > Pies cavos. 7 claves para entender qué significa esta patología

Pies cavos. 7 claves para entender qué significa esta patología

El pie cavo es un pie que presenta una bóveda plantar con más altura de lo normal. Normalmente son pies más cortos en cuanto a talla de calzado, debido a la retracción que se genera en toda la musculatura. Tenemos que comentar que, aunque pueden provocar dolor, bien tratados permiten hacer una vida normal. Eso sí, es necesario acudir a un especialista para saber de qué tipo de pie cavo se trata y cuál es el mejor tratamiento.

 

¿Tienes pies cavos o crees que puedes tenerlos?

 

A continuación, repasamos qué son, causas y consecuencias, síntomas, repercusiones, tratamientos y otras cuestiones que deberías saber sobre esta afección de los pies.

 

¿QUÉ SON LOS PIES CAVOS?

 

Un pie cavo se caracteriza por un exceso de la altura de la bóveda plantar y se da cuando se tiene más arco del habitual. Puede acompañarse de una desviación del eje hacia interno y externo, o mantenerse neutro. Son pies habitualmente más reactivos y explosivos, debido a la cantidad de retracción y potencia muscular que los caracteriza.

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS

 

Además del aspecto que posee un pie cavo, en el que se puede apreciar que hay más arco de lo normal, existen otros signos y síntomas que pueden estar indicándonos que sufrimos esta afección:

 

- Dolor en la musculatura de la zona plantar del pie: al estar trabajando con mucha retracción, se pueden generar microrroturas de las estructuras músculo-ligamentosas.

 

- Dolor en el dorso del pie y en los dedos, al encontrarse demasiado prominentes. Se suelen producir los famosos dedos en garra, por la deformidad de las falanges (huesos) de los dedos producida por la retracción muscular.

 

- Dolor en la almohadilla plantar de la zona delantera de pie. Debido a una disminución en la superficie de contacto del pie, se genera una excesiva carga en la zona delantera de apoyo, pudiendo generar patologías inflamatorias.

 

- Formación de hiperqueratosis y helomas plantares (callosidades). Cuando están causados por un exceso de presión, son un mecanismo de defensa de la propia piel, para soportar la carga aumentada en la planta del pie, provocada por la disminución de la superficie de contacto en pies cavos.

 

- Sensación de inestabilidad o aparición de esguinces por repetición. Debido a la carencia en la superficie de apoyo, en la segunda fase de contacto del pie con el suelo, no se produce un buen apoyo de la zona externa del pie generando un movimiento excesivo lateral y la posible pérdida del equilibrio.

 

CAUSAS

 

Normalmente los pies cavos tienen un componente neurológico y de afección muscular que los caracteriza. Esto significa que se asocian a problemas en el desarrollo del sistema neuro-musculo-esquelético, pudiendo aparecer aislados o asociados a otras enfermedades sistémicas.

 

Normalmente los bebés nacen con el pie totalmente opuesto a lo que es un pie cavo, es decir, nacen con los pies planos. A medida que un niño empieza a dar sus primeros pasos, el pie es una de las estructuras que se desarrolla de una forma más rápida por acción de los músculos que componen la pierna y el pie.

 

Es muy importante que el arco plantar se genere hasta su posición anatómica y fisiológica, y que tenga un componente de arco flexible. Esta flexibilidad será crucial para que el arco del pie se mueva y se articule a través de los huesos que lo componen, para poder realizar su principal función: Absorber impactos. En los pies cavos, con el paso del tiempo, normalmente este movimiento se ve restringido, y se generan mas fuerzas de impacto sobre el propio pie, el resto de la extremidad inferior y espalda.

DIAGNÓSTICO

 

Para diagnosticar esta patología correctamente, existen sistemas de análisis de la huella con plataforma de presiones, de esta manera vemos en el ordenador cómo es la huella y con eso podemos determinar el diagnóstico.

 

 

Existen diferentes tipos de pies cavos, que se pueden clasificar en función de la posición del talón y posición del antepié. Para determinar la cantidad de desviación existente en el talón, se utilizan diferentes instrumentos de medida, como goniómetros y sistemas de video-análisis, con el fin de determinar si el pie cavo es:

 

- Neutro: el eje del talón se queda alineado respecto al eje de la pierna

- Valgo: el eje del talón se desvía hacia dentro respecto al eje de la pierna, generando la tendencia a pisar con la zona interior de la planta del pie.

- Varo: el eje del talón se desvía hacia fuera respecto al eje de la pierna, generando la tendencia a pisar con la zona exterior de la planta del pie.

 

 

Por otro lado, el pie cavo también se puede clasificar en función de la cantidad de inclinación que genera en la zona posterior o en la zona delantera del pie. Para esto lo mejor es realizar mediciones sobre una radiografía que proporciona la posición real de los huesos calcáneo y metatarsianos:

 

- Pie cavo talo o posterior: Son pies en los que el hueso del calcáneo se verticaliza demasiado generando un aumento muy marcado del inicio del arco plantar.

 

- Pie cavo anterior: Son pies en los que los metatarsianos presentan una inclinación muy marcada y generan un aumento del arco plantar con una excesiva carga en la zona plantar delantera del pie.

 

Para clasificarlos en cuanto a rigidez y función, utilizamos test biomecánicos que analizan la movilidad del primer metatarsiano, tales como el test de Jack, el test de Hintermann, el test de Coleman. Cada uno de ellos busca determinar como se mueve el primer metatarsiano y como afectará a la biomecánica del pie cavo. Normalmente se trata de pies más cortos a nivel de longitud o talla del calzado, pues no se estiran todo lo que deben a causa de la retracción muscular que genera la inclinación de la zona del talón o antepié con la consecuente altura del arco plantar.

 

TRATAMIENTOS

 

En niños, lo más importante es establece un buen diagnóstico y un tratamiento precoz, pues normalmente el pie cavo viene “de fabrica” y no se puede corregir, por lo que va a generar problemas con la actividad. Sin embargo, podemos actuar sobre los efectos negativos del pie cavo y sobre los factores de progresión que agravan el pie cavo: acortamiento muscular, espasticidad y rigidez muscular, disminución de la superficie de apoyo, inestabilidad del apoyo plantar… El objetivo principal es frenar el desarrollo y la evolución del pie cavo, pues es un tipo de pie que no deja de cambiar a lo largo de toda la vida empeorando y agravando los síntomas.

 

Tanto en adultos como en niños el tratamiento de elección es hacer una buena plantilla personalizada que minimizará las consecuencias de un pie cavo. Los tratamientos siempre deben ir asociados a ejercicios tanto de estiramientos como de mejora del equilibrio. La posible operación del pie cavo sería otro tratamiento, siempre partiendo de un buen estudio biomecánico de la pisada y valorando todas las posibilidades.

 

AFECTACIÓN

 

Lo más común es que este asociado a una patología neurológica (más o menos grave) que genera la retracción muscular. Puede afectar indistintamente a hombres o mujeres y no suele estar presente en el nacimiento. Únicamente se presenta en el nacimiento asociado a enfermedades neurológicas. Aunque se sospecha que existe un componente genético, no está demostrado científicamente que sea la causa que los provoca. También se pueden presentar de forma ideiopática, es decir sin asociarlo a ninguna causa en concreto.

 

REPERCUSIONES EN LA SALUD

 

Uno de los principales problemas del pie cavo es que el apoyo se basa exclusivamente en dos únicos puntos de apoyo: la zona metatarsal (debajo de los dedos) y la zona del talón. El apoyo correcto de un pie es apoyar en la zona lateral externa del pie, además de en las dos zonas anteriores. Es frecuente que en el pie cavo aparezcan zonas de callosidades y metatarsalgias (dolor en la zona detrás de los dedos) por el aumento de carga mantenida a la que se ve sometida esta zona del pie.

 

Debida a esta falta de apoyo, el pie cavo suele estar muy relacionado con la inestabilidad y frecuentemente relacionado con patologías como los esguinces de tobillo y lesiones de las estructuras laterales de la rodilla.

 

A nivel de la planta del pie, en un pie cavo se produce un aumento significativo de la tensión que se genera en la fascia plantar (tejido que va desde las cabezas metatarsales hasta el talón). Esta tensión mantenida suele generar patologías como las fascitis plantares y los espolones calcáneos.

 

La tensión que se genera en la planta de un pie cavo, se transmite mediante el sistema Aquileo-Plantar al tendón de Aquiles y resto de musculatura posterior de la pierna (gemelos, sóleo e isquiotibiales), generando también una importante sobrecarga a nivel lumbar.

 

Por todo lo anterior, se hace evidente que el pie cavo tiene unas implicaciones sobre la salud. Por lo que es imprescindible que el pie cavo sea diagnosticado y tratado por el podólogo en primera instancia, combinando terapias físicas y rehabilitadoras a través del fisioterapeuta para frenar los problemas musculares asociados.

 

En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana AQUÍ o contáctanos en el 974 231 280 o a través de [email protected].

 

 

Dr. Antonio Gómez Bernal

Responsable Investigación Clínica

Podoactiva Walqa

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Reserva cita en una clínica Podoactiva