Blog de Podoactiva

Sabañones en los pies. Síntomas, causas y cómo prevenirlos



El frío y los cambios bruscos de temperatura afectan a nuestro cuerpo y, concretamente, a nuestros pies. Una de las lesiones dérmicas más habituales en los meses fríos son los famosos sabañones en los pies o eritema pernio.

 

En este artículo analizamos en profundidad todo sobre esta patología explicando qué son, cómo se producen y qué debemos de tener en cuenta para prevenirlos y tratarlos correctamente.

 

¿Qué son los sabañones?

El eritema pernio, también conocido como perniosis o sabañón, es una lesión localizada en la superficie de la piel que suele originarse tras estar mucho tiempo en contacto con ambientes fríos o húmedos, pero no helado.

 

Los sabañones son una afección que provoca áreas inflamadas e hinchadas y ampollas en las manos y los pies. Suelen desaparecer en 2 o 3 semanas, sobre todo si el tiempo se vuelve más cálido. Sin embargo, es posible que los síntomas aparezcan cada estación fría durante años aunque la afección no suele provocar lesiones permanentes.

 

¿Por qué salen los sabañones?

La principal causa de los sabañones en los pies es la exposición al frío. Los expertos afirman que pueden aparecer tras haber una respuesta anormal de nuestro cuerpo a las bajas temperaturas, combinada con una pobre regulación del flujo sanguíneo de nuestra piel.

 

 

 

sabañones

 

Tras estar expuestos al frío, si sometemos los pies o las manos a un calor intenso se produce esta inflamación dolorosa, ya que este calor hace que se expandan los vasos sanguíneos que hay en nuestra piel y aparezca la lesión. También las manos y la nariz son zonas bastante vulnerables.

 

Los sabañones se producen por una inflamación dolorosa en los vasos sanguíneos cuándo se somete a un calor muy fuerte una zona que ha estado expuesta a un frío extremo.

 

Hay que destacar que existen determinados grupos de personas que, por sus características fisiológicas, son más vulnerables. Ellos son los niños, las mujeres y los ancianos, pero además existen diversos factores que incrementan el riesgo de tener sabañones como los siguientes:

  • Sexo y peso: las mujeres tienen más probabilidad de padecer sabañones que los niños y los hombres, al igual que las personas que tienen un peso menor que el que deberían.
  • Mala circulación de la sangre: aquellas personas que tienen una mala circulación son más sensibles a los cambios de temperatura por lo que es más probable que pueden tener esta lesión.
  • Alteraciones en el sistema conectiva: un factor de riesgo son las alteraciones del sistema conectivo, como, por ejemplo, sufrir artritis reumatoide, vasculitis o crioglobulinemia.
  • Enfermedad de Raynaud: esta enfermedad es un trastorno de los vasos sanguíneos. Se estrechan cuando la persona siente frío o estrés y afecta a los dedos de los pies y de las manos. Las personas que tiene este problema tienen mayor posibilidad de sufrir sabañones.

 

Síntomas de los sabañones

El principal signo que nos indica que tenemos sabañones en los pies son las placas enrojecidas y bien delimitadas en la piel de los pies. También suelen aparecer ampollas y una sensación constante de picor y ardor en la zona afectada.

 

Sabañones

 

En esa parte inflamada y enrojecida suele ir acompañada de dolor e hinchazón. En los casos más graves pueden aparecer incluso úlceras en la piel. Si detectas alguno de estos síntomas, es recomendable acudir a un especialista para que realice un diagnóstico correcto.

 

¿Cómo puedo evitarlos?

Para prevenir la aparición de sabañones en los pies hay que hacer hincapié en apostar por un calzado impermeable para evitar el contacto con la lluvia o nieve. Es decir, ropa aislante como calcetines de algodón o lana. Es recomendable evitar la exposición prolongada al frío o ambientes muy húmedos. Obviamente, no llevar ropa que deje la piel expuesta al fío y las manoletinas muy finas.

 

sabañones

 

Uno de los consejos más beneficiosos es no exponer las manos o pies directamente a fuentes de calor como la estufa o el radiador ya que los cambios bruscos de temperatura aumentan el riesgo de lesión. Por otro lado, es recomendable realizar ejercicio físico con regularidad, seguir una dieta rica con vitamina A, C y D, no fumar y aplicar cremas hidratantes específicas.

 

Además de tener en cuenta los consejos anteriores, realizar un buen diagnóstico siempre es fundamental. Por ello, es recomendable acudir al podólogo o a tu médico vascular si te afecta mayoritariamente a los pies. En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana AQUÍ o contáctanos en el 974 231 280 o a través de info@podoactiva.com.

 

CLÍNICA PODOACTIVA SAGASTA

Alejandro Adrada

Sofía Laseo

Laura Marín

Carlos Martín

Almudena Sánchez

Artículos Relacionados

Comentarios

Post A Comment