Inicio > Blog de Podoactiva > Patologias y Tratamientos > ¿Qué dice de ti tu huella plantar y cómo se puede analizar?

¿Qué dice de ti tu huella plantar y cómo se puede analizar?

Una de las pruebas que se realizan dentro de un estudio biomecánico de la pisada es el análisis de la huella plantar. Nos puede dar muchísima información acerca de la biomecánica del paciente que estamos analizando, y nos permite relacionar muchas patologías del sistema motriz con una alteración de la forma de pisar, así como aportarnos pistas de posibles patologías futuras que se puedan desarrollar. Ahora bien, es importante destacar que la huella plantar por si sola, sin realizar una exploración física del resto de la biomecánica del paciente, no es recomendable para diagnosticar. Es por tanto importante destacar que el análisis de la huella plantar es solo una pequeña parte de un estudio biomecánico de la pisada y de running completo, ya que son muchos los establecimientos y los foros deportivos en los que muchas personas analizan su huella y piensan que de esa prueba ya obtienen un diagnóstico completo.

 

Existen multitud de métodos de obtención de la huella plantar para su análisis biomecánico, aunque en las últimas décadas el análisis informatizado de la huella plantar es el que se está imponiendo como el más utilizado debido a su gran utilidad.

 

Sea cual sea la metodología que empleemos para analizar la huella plantar, se debe decir que es una prueba imprescindible en la valoración biomecánica de cualquier paciente o deportista que sufra molestias al caminar o realizar deporte. El pie es la única parte de nuestro cuerpo que tiene contacto con el medio en el que nos movemos, por lo que según la forma en que lo haga, tendremos unas consecuencias que pueden ser causantes de alteraciones biomecánicas.

 

En Podoactiva realizamos esta prueba mediante la denominada baropodometría, el sistema más utilizado a día de hoy. Sensores de presión que se conectan a un ordenador a través de un cable USB, aportan información cuantitativa de la cantidad de carga que soporta el pie, pudiendo cuantificar por sectores y zonas anatómicas concretas del pie y determinar un exceso de presión.

 

 

Mediante la representación de la huella con una escala colorimétrica, se analiza la cantidad de presión media, y permite una mejor comunicación y entendimiento entre el podólogo y el paciente. Resulta muy gráfico el incremento del color en las zonas que pueden estar generando dolor al paciente por una molestia que se ha producido debido a un exceso de apoyo localizado.

 

Además, permite predecir mediante la presión máxima, el tiempo de apoyo y la integral presión-tiempo zonas que son potencialmente patológicas en pacientes de riesgo como diabéticos, pacientes con alteraciones neurológicas, pacientes con problemas vasculares, etc.

 

Otros datos más técnicos son la representación espacial del centro de orientación de las presiones plantares, que se puede entender como el centro de equilibrio que genera la huella plantar en función de las presiones. Estos sistemas además, permiten registrar en una gráfica la oscilación anteroposterior y mediolateral que tiene este centro de presiones de cada huella plantar. También se obtiene otro centro de presiones corporal, que se representa como el punto de equilibrio que generan las dos huellas plantares y se corresponde parcialmente con la proyección hacia el suelo del centro de gravedad corporal (el centro de gravedad, en posición de bipedestación se localiza en la pelvis).

 

Como datos dinámicos de las huellas plantares, mediante baropodometría podemos obtener el mismo tipo de información de la colorimetría acerca de la cantidad de carga por zonas que realiza el pie cuando caminamos. Además se visualiza la representación del avance del centro de presiones de cada pie. En función de la trayectoria y de la velocidad de avance podemos relacionarlo con movimientos alterados de las articulaciones del pie, tobillo, rodilla y cadera. Este es uno de los motivos por los que es imprescindible combinar siempre este tipo de análisis con una valoración biomecánica global de toda la extremidad inferior del paciente.

 

 

Existen sistemas baropodométricos en forma de plantillas instrumentadas, que nos permiten realizar todo este análisis descrito, pero de una forma más específica con diferentes calzados para el pie del paciente. Así, es posible determinar si el calzado puede ser el causante de cualquier molestia debido a un mal apoyo plantar con el mismo.

 

Para terminar, cabe destacar que esto es un resumen de la inmensa cantidad de información que puede proporcionar la huella plantar. La parte más interesante es que la metodología empleada permita cuantificar para poder comparar en el tiempo la evolución de los apoyos plantares y para poder objetivar los cambios que pueden generar los tratamientos que apliquemos.

 

Lo más adecuado es que los sistemas informáticos de presiones plantares que se utilicen para el análisis de la huella plantar, estén validados y sean fiables mediante estudios científicos. Por último es muy importante que la interpretación de los datos la realice un podólogo especialista en biomecánica que pueda relacionarlo de forma adecuada con la patología que presente o pueda presentar el paciente.

 

Dr. Antonio Gómez 

Podólogo especialista en Biomecánica 

Sede Central Podoactiva

Otros productos relacionados

Añadir nuevo comentario

Reserva cita en una clínica Podoactiva